cepas.es.

cepas.es.

Prueba de vinos: los pasos para hacerlo como un profesional

Prueba de vinos: los pasos para hacerlo como un profesional

La cata de vinos es una actividad muy popular en el mundo del vino. Saber apreciar los distintos matices, aromas y sabores que ofrece un vino no es tarea fácil, pero con práctica y conocimiento se puede aprender a hacerlo como un verdadero profesional. En este artículo te enseñaremos los pasos básicos para probar vinos como un experto en viticultura.

Paso 1: Observación visual

Lo primero que debes hacer es ver y observar el vino. Para ello, agrega una pequeña cantidad de vino en una copa transparente y sostenla frente a un fondo blanco o claro, para que puedas apreciar los siguientes aspectos:

  • Color: Observa su intensidad, ya que puede variar desde amarillo pálido hasta rojo intenso. También es importante que observes su tonalidad, ya que puede variar entre dorado, ámbar, verde, rubí, granate, violáceo o marrón.
  • Viscosidad: Agita suavemente la copa y observa cómo fluyen las lágrimas o "pies" por el borde. Si son anchas y lentas, significa que el vino tiene mayor viscosidad. Si son estrechas y rápidas, significa que es menos viscoso.
  • Limpieza: Observa si el vino está turbio o tiene sedimentos. Un buen vino debe ser claro y limpio.

Paso 2: Aromas

Después de observar el vino, es momento de olerlo. Acerca la nariz a la copa y realiza una primera inhalación para apreciar los aromas más generales. Luego, realiza una segunda inhalación más profunda para detectar aromas más específicos. A continuación, te explicamos cómo identificar los distintos tipos de aromas:

  • Aromas primarios: Son aquellos que provienen de la uva, el terroir y el clima. Pueden ser frutales (cítricos, tropicales, rojos, negros), florales (rosas, violetas), herbales (menta, laurel) o vegetales (pimiento, espárragos).
  • Aromas secundarios: Son aquellos que se originan durante la fermentación y crianza del vino. Pueden ser lácticos (mantequilla, yogurt), fermentativos (levadura, pan) o malolácticos (queso, crema).
  • Aromas terciarios: Son aquellos que se desarrollan después del envejecimiento del vino en barrica o botella. Pueden ser balsámicos (menta, eucalipto), especiados (canela, clavo), tostados (café, chocolate), animales (cuero, humedad) o complejos (frutas cocidas, licor).

Paso 3: Gusto

Después de observar y oler el vino, es momento de probarlo. Toma un sorbo y déjalo reposar unos segundos en la boca antes de tragarlo. Observa los siguientes aspectos:

  • Sabor: Aquí podrás detectar si el vino es dulce, seco, ácido o amargo. Un buen vino tiene un equilibrio entre estos sabores.
  • Cuerpo: Este aspecto se refiere a la sensación que deja el vino en boca. Puede ser ligero, medio o completo.
  • Taninos: Los taninos son compuestos que se encuentran en la piel, pepitas y tallos de las uvas. Dan un sabor astringente y seco en la boca. Un vino con buenos taninos tiene un equilibrio entre este sabor y la acidez.
  • Final: Es el sabor y la sensación que deja el vino después de tragarlo. Puede ser corto, medio o largo. Un buen vino tiene un final largo y persistente en boca.

Paso 4: Conclusión

Con estos pasos podrás probar y apreciar los distintos aspectos que ofrece un vino. Recuerda que, como en cualquier otra actividad, la práctica hace al maestro, así que no te rindas si las primeras veces no eres capaz de detectar todos los sabores y aromas. Con tiempo y experiencia, podrás probar vinos como un verdadero experto en viticultura.