cepas.es.

cepas.es.

La poda de renovación en cepas adultas

La poda de renovación en cepas adultas

La poda de renovación en cepas adultas es un tema importante en la viticultura ya que, como su nombre indica, se trata de una técnica que ayuda a renovar la vid y prolongar su vida útil. En este artículo explicaremos en qué consiste la poda de renovación y cómo llevarla a cabo en cepas adultas.

¿Qué es la poda de renovación?

La poda de renovación es una técnica de poda que se aplica a las cepas adultas para reemplazar las partes viejas o dañadas con nuevos brotes. Se trata de una técnica que ayuda a prolongar la vida útil de la vid y a mantener su producción en buen estado.

Cuando una cepa se encuentra en su etapa madura, es decir, entre los 5 y 10 años de edad, comienza a disminuir su producción de frutos. Es en este momento cuando se hace necesaria la poda de renovación para rejuvenecer la vid y estimular su producción.

¿Cuándo es necesario aplicar la poda de renovación?

La poda de renovación es necesaria cuando las partes viejas de la vid empiezan a morir o a producir menos frutos. Existen algunas señales que indican que es momento de aplicar esta técnica, entre ellas:

- Cepas con más de 10 años de edad.
- Ramas principales o troncos en mal estado o podridos.
- Falta de aireación en las zonas más internas de la cepa.
- Producción de frutos escasa.

Es recomendable aplicar la poda de renovación una vez cada 10 años para mantener la producción y salud de las cepas. Sin embargo, la poda también puede llevarse a cabo en caso de que se presente alguna de las condiciones mencionadas anteriormente.

¿Cómo se realiza la poda de renovación en cepas adultas?

La poda de renovación se debe realizar en invierno, cuando la vid está en estado de reposo. Los pasos para aplicar esta técnica son los siguientes:

1. Identificación de las partes a renovar: se deben identificar las partes que están dañadas o que presentan un exceso de edad.

2. Corte de las partes viejas: se deben cortar las ramas principales o troncos viejos para estimular la producción de nuevos brotes.

3. Asegurar la circulación del aire: se deben cortar ramas internas para permitir la circulación de aire en las partes más internas de la cepa.

4. Selección de los nuevos brotes: se deben seleccionar los brotes más fuertes y sanos para enfocar la producción de la vid en los brotes nuevos y no en las partes viejas.

5. Protección de las partes renovadas: se deben proteger las partes renovadas de las inclemencias del clima y de los daños causados por animales.

Es importante recordar que la poda de renovación es un proceso que debe ser llevado a cabo por manos expertas y calificadas para asegurar su efectividad.

Beneficios de la poda de renovación

La poda de renovación en cepas adultas tiene múltiples beneficios para la vid y su producción:

- Ayuda a prolongar la vida útil de la vid.
- Estimula la producción de nuevos brotes y frutos.
- Mejora la circulación de aire en la cepa, lo que ayuda a prevenir enfermedades.
- Mejora la calidad de los frutos de la vid.

Conclusión

La poda de renovación es una técnica importante en la viticultura que ayuda a mantener la salud y producción de las cepas adultas. Es importante saber cuándo es necesario aplicar esta técnica y cómo hacerlo correctamente para obtener los mejores resultados. Recordemos que la poda de renovación debe ser llevada a cabo por manos expertas para asegurar su eficacia y evitar dañar las cepas.