cepas.es.

cepas.es.

Cómo elegir y preparar correctamente las barricas para la crianza del vino

Cómo elegir y preparar correctamente las barricas para la crianza del vino

Introducción

La elección y preparación de las barricas es un proceso clave en la producción del vino, ya que influye directamente en su sabor, aroma y estructura. En este artículo, te daremos algunas claves para elegir y preparar correctamente las barricas para la crianza del vino.

¿Qué es una barrica de vino?

Una barrica de vino es un recipiente de madera utilizado para la crianza y el envejecimiento del vino. Estas barricas se fabrican en diferentes tamaños y con distintas maderas, aunque la más utilizada es la de roble. La barrica influye de manera decisiva en el sabor, el aroma y la estructura del vino, ya que su forma, tamaño y tostado afectan a la evolución del mismo.

¿Cómo elegir las barricas correctas?

La elección de las barricas adecuadas es clave para obtener un vino de calidad. A continuación, te describimos algunos aspectos que deben tenerse en cuenta:

Tamaño

El tamaño de la barrica influye en la superficie de contacto entre el vino y la madera, así como en la relación entre el volumen de vino y el recipiente utilizado. Las barricas más utilizadas son las de 225 litros (denominadas "barricas bordelesas"), aunque también pueden encontrarse barricas de 228 litros (llamadas "barricas bourguignonnes") o de 300 litros.

Madera

La madera influye directamente en las características organolépticas del vino, por lo que debe elegirse una madera adecuada. La más utilizada es la madera de roble, aunque también pueden utilizarse maderas de cerezo, acacia o castaño. En general, se considera que el roble francés aporta más sutileza y elegancia al vino que el americano, que se considera más fuerte e intenso.

Tostado

El tostado de la barrica influye en la intensidad y el aroma que aporta al vino. El tostado se realiza mediante la aplicación directa de una llama a la madera, y puede ser ligero, medio o intenso. El tostado ligero se utiliza en vinos jóvenes, mientras que el tostado intenso se reserva para vinos de mayor cuerpo.

Años de uso

El uso de la barrica influye en su capacidad para transmitir características al vino, por lo que las barricas más viejas tienen menos capacidad de transmisión. Por lo general, se considera que las barricas pueden utilizarse durante 3-5 años. Después de este periodo, pueden utilizarse para otros fines, como la decoración o la fabricación de muebles.

Preparación de las barricas

Una vez elegidas las barricas adecuadas, es importante prepararlas correctamente antes de utilizarlas para la crianza del vino. A continuación, te explicamos algunos de los pasos necesarios:

Limpieza

Antes de utilizar la barrica, es necesario limpiarla por dentro y por fuera con agua y, en algunos casos, utilizando productos específicos para garantizar la eliminación de impurezas o bacterias. La limpieza debe realizarse con cuidado para no dañar la madera.

Cuarto frío

Una vez limpias, es recomendable almacenar las barricas en un cuarto frío y húmedo, ya que esto preparará la madera para la absorción del vino y ayudará a reducir el riesgo de pérdida de líquido. Idealmente, la temperatura debería rondar los 10-12 grados Celsius con un 70-80% de humedad relativa.

Tostado

Si se desea un tostado específico en la barrica, ésta puede ser tostada antes de ser llenada con vino. Este proceso puede realizarse con la aplicación directa de una llama en el interior de la barrica, de modo que la intensidad del tostado dependerá de la duración y la distancia de la llama. Es importante controlar el proceso de tostado para que el nivel de intensidad del tostado sea el deseado.

Llenado

Una vez preparadas las barricas, éstas están listas para ser llenadas con el vino. Es importante tener en cuenta que el vino debe ser llevado a la barrica con mucho cuidado para evitar la oxidación o la exposición a bacterias.

Conclusión

La elección y preparación de las barricas de vino es un proceso clave en la producción de vino, ya que influye directamente en su sabor, aroma y estructura. Es importante tener en cuenta factores como el tamaño, la madera, el tostado y la edad de las barricas, así como la correcta limpieza y preparación de las mismas antes de su uso. Con estos aspectos en mente, podrás elegir y preparar correctamente las barricas para la crianza del vino.