cepas.es.

cepas.es.

¿Por qué los vinos tienen diferentes colores?

¿Por qué los vinos tienen diferentes colores?

Introducción

La viticultura es una ciencia fascinante que implica el cultivo y la producción de uvas para su uso en la producción de vino. Una de las características más distintivas de los vinos es su color. Los vinos pueden ser rojos, blancos, rosados o incluso tener tonos amarillos o ámbar. Pero, ¿por qué los vinos tienen diferentes colores? En este artículo, exploraremos las razones detrás de la variación de colores en los vinos y lo que puede significar para su sabor y aroma.

¿Cómo se obtiene el color del vino?

El color del vino se obtiene de la piel de las uvas. Los pigmentos colorantes se encuentran principalmente en la piel y se filtran en el jugo durante la fermentación. El tipo y la cantidad de pigmentos presentes en la piel de la uva determinan el color del vino.

Vinos tintos

Los vinos tintos tienen un color rojo oscuro debido a la presencia de antocianos en la piel de la uva. Los antocianos son pigmentos que también se encuentran en otras frutas y verduras, como las bayas y las uvas de color oscuro. La cantidad de antocianos en la piel determina tanto la intensidad como la tonalidad de rojo del vino. En general, los vinos tintos más jóvenes tienden a ser más brillantes y tener tonos púrpuras, mientras que los vinos más viejos pueden ser más apagados y tener tonos de ladrillo.

Vinos blancos

Los vinos blancos pueden ser claros, amarillos, dorados o incluso verdes. El color de un vino blanco se debe a la ausencia de pigmentos colorantes en el jugo de uva. Cuando se prensan las uvas blancas, el jugo libera compuestos que pueden darle sabor y aroma al vino, pero no le dan color. A menudo, se fermenta sin contacto con los hollejos, lo que significa que se evita la extracción de color. Sin embargo, en algunos casos, se fermentan con las pieles para obtener un color más oscuro.

Vinos rosados

Los vinos rosados obtienen su color de la piel de la uva, pero no tanto como los vinos tintos. Los productores de vino generalmente dejan que el jugo de uva y el hollejo entren en contacto durante un corto período de tiempo antes de la fermentación. Este contacto limitado con los hollejos libera suficientes pigmentos para darle al vino un color rosado. La cantidad de tiempo de maceración en los hollejos determina cuán intenso será el color rosado.

¿Qué factores influyen en el color del vino?

Hay varios factores que pueden influir en el color del vino. Aquí hay algunos:

Tipo de uva

El tipo de uva utilizada en la producción del vino es uno de los factores más importantes en la determinación del color del vino. Como se mencionó anteriormente, la cantidad y el tipo de pigmentos presentes en la piel de la uva depositan color en el vino. Hay muchos tipos diferentes de uvas, y cada uno tiene su propia proporción de pigmentos. Por lo tanto, el tipo de uva determina en gran medida la apariencia del vino.

Edad del vino

El color del vino puede cambiar con la edad debido a la oxidación y otros cambios químicos que tienen lugar durante el envejecimiento. A medida que un vino envejece, generalmente se aclara y pierde intensidad de color. En algunos casos, los vinos tintos jóvenes pueden ser casi violetas, mientras que los mismos vinos después de 10 años podrían ser marrones o ladrillo pálido.

Proceso de vinificación

La vinificación es el proceso de hacer vino, y cada paso en el proceso puede tener un impacto en el color del vino. Los productores pueden elegir macerar el mosto con los hollejos durante un período de tiempo más largo para obtener un color más oscuro y tánico. También pueden elegir fermentar los vinos blancos con los hollejos para obtener un vino naranja, o pueden mezclar vinos con diferentes tonos de color para obtener el color deseado.

¿Importa el color del vino?

¿El color del vino importa cuando se trata de sabor? La respuesta es sí y no. El color del vino puede afectar la percepción del sabor y aroma, pero no necesariamente su calidad. Los vinos blancos y rosados no tienen tanta astringencia y taninos como los vinos tintos, y por lo tanto, no necesitan la misma presencia de pigmentos para equilibrar su sabor. Una vez que el vino está en la copa, el color es en gran medida una cuestión de preferencia personal.

Conclusión

En resumen, el color del vino se debe en gran parte a los pigmentos presentes en la piel de la uva utilizada para producir el vino. La cantidad y el tipo de pigmentos determinan el color y la intensidad del vino, mientras que otros factores como la edad del vino y el proceso de vinificación también pueden influir en el color. Aunque el color del vino puede afectar la percepción del sabor y el aroma, al final es una cuestión de preferencia personal.