cepas.es.

cepas.es.

Drenaje: pieza clave en el éxito del riego

Drenaje: pieza clave en el éxito del riego

Introducción

La viticultura es una práctica agrícola que requiere de una gran atención y cuidado. Para poder lograr que nuestras uvas crezcan adecuadamente es fundamental prestar atención a diversos factores, tales como el clima, el suelo y, por supuesto, el agua que les proporcionamos mediante el riego.

En este sentido, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el drenaje. Este elemento es fundamental para el éxito del riego, ya que si no se realiza correctamente podemos encontrarnos con problemas graves en nuestras plantaciones.

¿Por qué es importante el drenaje?

El drenaje es una pieza clave en el éxito del riego porque nos permite evitar el exceso de agua en nuestras plantaciones. Este exceso de agua puede resultar muy perjudicial para nuestras plantas, ya que puede provocar la pudrición de las raíces, el desarrollo de hongos u otros tipos de enfermedades.

Además, un mal drenaje también puede provocar que el agua y los nutrientes no lleguen de manera adecuada a las raíces de nuestras plantas, lo que puede repercutir en su crecimiento y producción.

Aspectos a tener en cuenta en el drenaje

Para poder asegurarnos de que el drenaje en nuestras plantaciones es adecuado es fundamental prestar atención a diversos factores. En este sentido, algunos aspectos a tener en cuenta son:

La pendiente del terreno

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es la pendiente del terreno en el que se encuentran nuestras plantaciones. Si el terreno es demasiado llano o con una pendiente muy suave, puede resultar complicado realizar un drenaje efectivo.

Por esta razón, es recomendable que el terreno cuente con una pendiente de al menos un 1% para que el agua pueda escurrir de manera adecuada.

Los diferentes tipos de suelo

Otro factor que debemos tener en cuenta es el tipo de suelo en el que se encuentran nuestras plantaciones. No todos los suelos presentan las mismas características en lo que se refiere al drenaje, por lo que deberemos adaptar nuestra técnica en función del tipo de suelo.

Así, por ejemplo, los suelos arcillosos pueden presentar problemas de drenaje al ser más compactos, mientras que los suelos arenosos pueden presentar problemas de retención de agua al ser más permeables.

El método de riego utilizado

El método de riego que utilicemos también puede ser fundamental a la hora de planificar el drenaje. Deberemos tener en cuenta si utilizamos un riego por goteo, un riego por aspersión, etc.

En este sentido, los sistemas de riego por goteo suelen requerir un drenaje menor, mientras que los sistemas de riego por aspersión pueden requerir un drenaje mayor al ser una técnica que aporta mayores cantidades de agua.

Cómo mejorar el drenaje

Si detectamos que nuestro drenaje no es adecuado, existen diversas técnicas que podemos aplicar para mejorarlo.

La creación de canales de drenaje

Una de las técnicas más utilizadas es la creación de canales de drenaje. Se trata de zanjas que se crean en la plantación con el fin de permitir el flujo de agua.

Estos canales deben ser diseñados de manera adecuada para que el agua pueda circular sin problemas, y deben contar con una pendiente adecuada para que el agua escurra con facilidad.

La creación de pozos de drenaje

Otra técnica que podemos aplicar es la creación de pozos de drenaje. Estos pozos se colocan en puntos claves de la plantación y se rellenan con materiales permeables como piedras o grava.

De esta manera, el agua que se acumula en la zona puede ser drenada hacia estos pozos y posteriormente ser reabsorbida por el suelo.

La utilización de materiales permeables

Finalmente, otra técnica que podemos aplicar es la utilización de materiales permeables en el suelo. Esta técnica consiste en la colocación de materiales como gravilla o piedras en la superficie del suelo con el fin de permitir el flujo de agua.

Esta técnica puede resultar muy efectiva en suelos que presentan problemas de drenaje, ya que permite una mejor circulación del agua.

Conclusión

En definitiva, el drenaje es una pieza clave en el éxito del riego en nuestras plantaciones de uva. Debemos prestar atención a diversos factores como la pendiente del terreno, el tipo de suelo o el método de riego utilizado para garantizar un drenaje adecuado.

Si detectamos problemas de drenaje en nuestras plantaciones, existen diversas técnicas que podemos aplicar como la creación de canales de drenaje, la creación de pozos de drenaje o la utilización de materiales permeables en el suelo.

En definitiva, un buen drenaje nos permitirá asegurar la salud de nuestras plantas y, por tanto, lograr una producción de uva de mayor calidad.